Las palabras nunca están vacías.

Crónicas con retraso

Sos un “chitrulo”. En la década del ’50 uno lo escuchaba a menudo. Un chitrulo comenzó siendo un ingenuo pero siguió como boludo. Antes en los cuarenta era un “cabeza de alcornoque”, algo así como un bruto, analfabeto un tipo incapaz de entender lo que pasa. En la misma época un idiota pero inocentón era un “perejil” y después se convirtió en uno al que lo agarra la cana pese a ser inocente. Un pibe que no se avivaba de los que estaba pasando a su alrededor era un “zanagoria”, algo así como un “pelandrún” o peor aún, un “paparulo”. Algunas verduras o vegetales siempre fueron buenas metáforas de algunas condiciones humanas, como por ejemplo ser un “zapallo”, o un “nabo”.

En los ’50 todos eran “flacos”. No importaba cuanto pesaba el amigo o el compañero de banco, era “hola flaco”, qué decís “flaco”. También entre las pibas se trataban de “flaca”. Pero en los ’60, posiblemente gracias a Landrú, los “flacos y las flacas” pasaron a ser “gordis”.

Cuando uno o una se excitaba y hablaba muy rápido y sin parar otro u otra le decía: “ para flaco (flaca) que estás yendo a 100 por hora”. En los 40, los 50, 100 por hora era una velocidad extrema. Los autos en las rutas, esos Ford y esos Chevrolet, no pasaban los 80 y a Mar del Plata se tardaba en llegar 8 horas. Primero tenías que tomar Avenida Mitre, cruzar todo Avellaneda y Wilde, doblar a la derecha y tomar la avenida Calchaquí, después de única de doble mano que era la general Belgrano hasta el cruce de Alpargatas, cruzar la YPF y entrar en esa “cinta asfáltica”, angosta y peligrosa que era la ruta dos y cada tanto había un accidente falta y por eso la llamaban la “ruta de la muerte”. 100 por hora era una barbaridad.

Antes del golpe de estado de la Revolución Libertadora o Fusiladora los que estaban en contra de Perón era “contreras” y la clase media alta tenía en la casa una o dos “sirvientas”, la mayoría correntinas, santiagueñas o chaqueñas. La clase más aristocráticas tenía sirvientas “gallegas” o españolas inmigrantes que habían llegado un poco antes o durante la guerra civil española.

Los abuelos de la década del 50 tenían nombres de acuerdo con su procedencia. Si eran italianos se llamaban Genaro, Vittorio, Bruno o Francesca, Giovanna. Así como los italianos eran tanos, los españoles eran todos gallegos y los judíos eran “rusos” aunque vinieran de Alemania y los árabes eran todos turcos, sin distinguir sirios de libaneses. Uno en el barrio podía ser “rusito” si te querían o “ruso de mierda” si te odiaban. Los hijos de españoles eran gallegos así hubieran nacido en San Telmo y aunque te llamaras Rodrigo, si tu abuela era “la nona”, seguro que vos eras “el tano.

  • ¿Vos la tenés cortada, ruso?
  • Cortada no, boludo, me hicieron el “bris”
  • ¿Y eso que es?  que te la cortaron, ruso.
  • No, boludo. Te sacan el pellejo.
  • Te la rebanan, ruso.
  • Mi vieja dice que es por higiene.

Las palabras nunca fueron vacías. En los 50 aparecieron los “petiteros”, los adolescentes que usaban “botamanga” (palabra sastreril) angosta de 18 centímetros en los pantalones, sacos de tres botones y dos tajitos y cortones que se distinguían de los “milongueros” que vestían con trajes domingueros para ir a bailar con trajes oscuros, negros, con rayas blancas, de dos botones.

Todo ese lenguaje, ese ritual, esas costumbres están reflejadas en números viejos de la Revista Rico Tipo con los dibujos de Calé, un dibujante excepcional.

El “chabón” que se usa ahora era el “vesre” de Boncha y Boncha era una manera de “no decir” boludo de la misma manera que en esas épocas era mucho más cuidadoso el hablar y por eso se decía

“ándate a la con…ferencia de tu hermana”, para evitar el mal visto concha, porteñísimo inentendible en otras ciudades de Latinoamérica.

Esto sigue porque todavía quedan muchas palabras por analizar como por ejemplo, “tarúpido, colgado, charlatán, albóndiga, traga, marcha atrás, varonera,”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .