Incertidumbre y Confusión

Shopping Mall Packed Shoppers Westfield Fotos e Imágenes de stock ...

Incertidumbre y confusión.


La incertidumbre de la cual todo el mundo habla se intenta tapar con teorías simplonas que van desde la negación del problema a las interpretaciones acerca del contagio, los medicamentos caseros, el enamoramiento de la cuarentena y las protestas anti cuarentenas o pensar que es necesario abrir los comercios, los shoppings y los gimnasios.
Cada cual asume la angustia de lo que no se sabe y sobre todo la angustia acerca de la muerte como puede.
Tenemos la costumbre (de todos los tiempos) de poner el carro delante del caballo.
El problema no es abrir los negocios, salir a correr, que el peluquero corte el pelo o que los hoteleros tengan turistas, etc..
El problema es que el virus puso al modelo patas para arriba.
¿Cuál es el modelo?
El modelo es el capitalismo neoliberal. Aunque repetitivo es necesario aclararlo. Desde la revolución Industrial comenzó a crecer la idea de una felicidad basada en la acumulación: tener más es ser más feliz. Ese modelo ilusorio motivó que cada vez más en el mundo muy, pero muy pocos acapararan el 80% o más de la riqueza y que el 20% restante se tuviera que conformar con la miseria de las sobras que dejaban los super poderosos.
Este modelo que prosperó y que venció al modelo socialista que no pudo, no supo o no quiso hacer las cosas bien para que hubiera un mundo mejor, con igualdad y dignidad, es el que hoy está colapsando.
Por lo tanto, este virus vino a poner a prueba el mundo capitalista neoliberal. Los muchos que hoy exigen al estado ayuda, subvención son los que desprecian a los “vagos, choriplaneros, los que cobran las AUH”. Ahora, creen que el Estado debe hacerse cargo de lo que ellos despreciaron.
Casi siempre las graves crisis ponen en emergencia los modelos de mercado. ¿Por qué? Simplemente porque los modelos basados en la competencia dejan fuera de carrera a los sectores sociales más vulnerables. El modelo neoliberal está basado en que haya ganadores (pocos) y perdedores (muchos). el sistema se alimenta con esta fórmula. Cuando el mundo entra en crisis, el modelo también. Si hay miedo de muerte sólo quedan dos recursos: aceptar las normas iguales para todos o ir a una guerra en la cual solo quedarán vivos los más poderosos. Por eso, creo, que lo que resta para la incertidumbre del futuro es que el Estado se haga cargo de la distribución de la producción, el consumo, la riqueza. En los países en los que la salud pública fue abandonada y sólo aplica la privada, hoy se ven necesitados de expropiar.
El tema da para mucho más. Pero la extensión nunca es buena en estos lares.

El virus puso al modelo a prueba.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .