Incertidumbre y Confusión

Shopping Mall Packed Shoppers Westfield Fotos e Imágenes de stock ...

Incertidumbre y confusión.


La incertidumbre de la cual todo el mundo habla se intenta tapar con teorías simplonas que van desde la negación del problema a las interpretaciones acerca del contagio, los medicamentos caseros, el enamoramiento de la cuarentena y las protestas anti cuarentenas o pensar que es necesario abrir los comercios, los shoppings y los gimnasios.
Cada cual asume la angustia de lo que no se sabe y sobre todo la angustia acerca de la muerte como puede.
Tenemos la costumbre (de todos los tiempos) de poner el carro delante del caballo.
El problema no es abrir los negocios, salir a correr, que el peluquero corte el pelo o que los hoteleros tengan turistas, etc..
El problema es que el virus puso al modelo patas para arriba.
¿Cuál es el modelo?
El modelo es el capitalismo neoliberal. Aunque repetitivo es necesario aclararlo. Desde la revolución Industrial comenzó a crecer la idea de una felicidad basada en la acumulación: tener más es ser más feliz. Ese modelo ilusorio motivó que cada vez más en el mundo muy, pero muy pocos acapararan el 80% o más de la riqueza y que el 20% restante se tuviera que conformar con la miseria de las sobras que dejaban los super poderosos.
Este modelo que prosperó y que venció al modelo socialista que no pudo, no supo o no quiso hacer las cosas bien para que hubiera un mundo mejor, con igualdad y dignidad, es el que hoy está colapsando.
Por lo tanto, este virus vino a poner a prueba el mundo capitalista neoliberal. Los muchos que hoy exigen al estado ayuda, subvención son los que desprecian a los “vagos, choriplaneros, los que cobran las AUH”. Ahora, creen que el Estado debe hacerse cargo de lo que ellos despreciaron.
Casi siempre las graves crisis ponen en emergencia los modelos de mercado. ¿Por qué? Simplemente porque los modelos basados en la competencia dejan fuera de carrera a los sectores sociales más vulnerables. El modelo neoliberal está basado en que haya ganadores (pocos) y perdedores (muchos). el sistema se alimenta con esta fórmula. Cuando el mundo entra en crisis, el modelo también. Si hay miedo de muerte sólo quedan dos recursos: aceptar las normas iguales para todos o ir a una guerra en la cual solo quedarán vivos los más poderosos. Por eso, creo, que lo que resta para la incertidumbre del futuro es que el Estado se haga cargo de la distribución de la producción, el consumo, la riqueza. En los países en los que la salud pública fue abandonada y sólo aplica la privada, hoy se ven necesitados de expropiar.
El tema da para mucho más. Pero la extensión nunca es buena en estos lares.

El virus puso al modelo a prueba.

Mente Colonizada.

Libros: Adán y Eva: la verdad detrás del mito más poderoso de la ...

Mente colonizada. (1ª parte) (941 palabras

(Una expresión que no todos comprenden)

Mente colonizada. ¿de qué se trata?

Colonizar es un verbo que usamos habitualmente para referirnos a una acción de sometimiento, de imponer una cultura, un estilo de vida. Estar colonizados implica que siempre hay un “otro” que nos impone algo. Siempre supimos que fuimos una colonia de España, que los belgas, los franceses, los holandeses y especialmente los ingleses colonizaban poblaciones africanas, americanas, indias. Colonizar es algo así como imponernos algo, generalmente por la fuerza. Wikipedia, a su manera, define la colonización: “Colonización es la acción de dominar un país o territorio por parte de otro. El proceso de colonización puede ser de carácter político, militar, cultural o presentar otras manifestaciones así como desarrollarse de en forma violenta o pacífica”

¿Es la mente un territorio? Sí.

Los humanos tenemos características que nos separan o diferencian de otras especies. También los gorilas, los chimpancés y otros primos hermanos tienen la capacidad de colonizar territorios y congéneres, pero solo nosotros alcanzamos el poder de colonizar mentes.

Muchas más veces de las que pensamos – y casi sin darnos cuenta – actuamos colonizando o intentando colonizar mentes. Cuando las mamás retan (y casi siempre con razón) colonizan mentes. Educar, de alguna manera es colonizar. “Eso no se hace, eso no se toca” es colonizar. El bautismo, el Bart Mitzva, la comunión, son sin dudas actos de colonización. Respetar las tradiciones, saludar de determinada manera, dejar el lado de la pared, etcétera, son ejemplos de colonización. Y no significa que eso esté mal Son ejemplo para mostrar que significa incidir con poder en las mentes ajenas.

¿Por qué tenemos determinadas ideas, valores, creencias? ¿Por qué pensamos como pensamos y por qué tenemos la ideología que tenemos?

En algunos casos nietos que fueron apropiados mantuvieron la cultura, los principios, los valores y las creencias de sus apropiadores. Nacieron de vientres de mujeres torturadas, violadas y asesinadas. Sin embargo mantuvieron las ideas, el cariño y la cultura de los mismos que torturaron a sus madres, padres y amigos de sus madres y padres. ¿Es posible? Sí, es posible. La cultura no es una herencia genética. Sus mentes, la de es@s chic@s , fueron colonizadas y lo fueron de la peor manera posible. En algunos casos, esa cultura transmitida choca con otras culturas que el nieto apropiado permite que prosperen en su cabeza. Un amigo, un indicio, alguna desconfianza. Y eso también sucedió. La cultura es responsable de lo que pensamos, hacemos y nos dejamos hacer. Eso también es colonizar las mentes.

¿Cómo se coloniza una mente?

Hablando a otr@, escribiendo para otr@, gesticulando, dibujando. Hay muchas maneras de colonizar, casi siempre estamos colonizando cada vez que comunicamos a otr@. Cuando comunicamos a través de palabras, imágenes, gestos, acciones (abrazar, besar, llorar, reír, sonrojarnos, palmear, golpear y otras maneras similares) estamos incidiendo en el otr@. No hay comunicación sin efecto. La más inocente acción de comunicar conlleva un acto, un intento de incidir en la conducta del otr@.

Apropiarse de la mente del otr@ o al menos intervenir en ella parece ser un acto constitutivo humano. En la biblia es lo que Lucifer hace con Eva al convencerla de algo que estaba prohibido. ¿Con cuáles recursos? El diablo convence, seduce, coloniza la mente de Eva, diciéndole que coma el fruto del árbol de la sabiduría y de esa manera y entonces podría “ver” la realidad, la verdad, el saber. Adán y Eva (Génesis 3) originarios seres creados por un dios todopoderoso nacieron a la vida con la posibilidad de gozar de aire libre, bosque, árboles y retozar ambos por el paraíso, un territorio imaginario libre de acechanzas y peligros, aparentes. Eva en su encuentro con la Serpiente (disfraz del diablo) cae en la tentación (el deseo) de “saber”. Dios había prevenido a ambos (Adán y Eva) de la prohibición de comer del árbol del “bien y del mal”. Eva come el fruto y convence a Adán de hacer lo mismo. Ambos, después de comer, descubren la mutua desnudez y seguramente se erotizan al mirarse y comprueban que se desean y tienen una relación sexual (cogen). Como ahora saben (comieron del árbol de la sabiduría y del bien y el mal) no tienen dudas que contravinieron la orden de dios, violaron la prohibición y por ende se esconden. Pese a todo, por algo dios es dios, los encuentra, los interpela y como todo amo los castiga por no cumplir con el mandato del propietario del paraíso: Eva deberá parir con extremo dolor a sus hijos y Adán deberá ganar el sustento de todos (Eva, hijos) labrando la tierra, cultivando trigo (o maíz) y amasando el pan, todo eso, transpirando, es decir con el “sudor de su frente”. Dios los hace a Adán y a Eva a “su imagen y semejanza”, por ende es su patrón, su dueño y les da los parámetros de existencia: una felicidad inocente, en un lugar más que paradisíaco (es el propio Edén), sin la carga del trabajo, sin necesidad de procrear (no había sexo permitido, obviamente), con gran cantidad de árboles que brindaban sus frutos, menos el prohibido: el del saber.

Dios coloniza la mente de Adán y de Eva. Pero Eva se rebela, escucha a la serpiente, comen del fruto prohibido, se ven desnudos, se aproximan, se desean, se tocan, Eva permite a Adán que penetre en ella, posiblemente los dos experimenten un orgasmo pleno, luego descansan, quizás duermen y al despertar descubren que están desnudos y de una parral consiguen dos hojas de parra con las que se cubren sus respectivos genitales.

Primera parte de la historia de la colonización de las mentes.

(Continuará).